Cómo Tener un Hijo con una Hendidura Convirtió a Javier en un Súper Papá

Smile Train

Javier Anzo puede parecer un hombre promedio. Vive en la Ciudad de México con su esposa, Olivia; su hijo de ocho años, Santino; y su hijo de cinco años, Damián. Pero, de hecho, está lejos de ser ordinario; es un súper papá, y sus poderes le llegaron inesperadamente hace seis años, cuando no pudo llegar a una de las citas de ultrasonido de Olivia.

 

“"Me llamó llorando como María Magdalena, llorando, llorando. El cielo se estaba cayendo a pedazos", recordó Javier. Se sintió sola; corrió a consolarla lo más rápido que pudo. Así fue como se enteró de que Damián tendría una hendidura.

Damián as a baby, before cleft surgery

La familia nunca antes había conocido a nadie con una hendidura. Todo lo que Javier sabía era que pensaba que una hendidura significaba que su bebé no podía tener un futuro. Afortunadamente, con la ayuda de los amigos de Oliva, pronto encontraron el Centro SUMA, el Centro de Liderazgo para Hendiduras de Smile Train en la Ciudad de México. Desde el primer paso por sus puertas, dos cosas quedaron muy claras: no estaban solos y su hijo recibiría todos los cuidados que necesitara para la hendidura. Gratuitamente.

Javier giving Damián a big hug

Fue un momento que Javier nunca olvidará. "Me sentí aliviado, ya que cuando llegué al centro, [me dijeron que] Damián podrá haber nacido con una hendidura, pero no se preocupe. Lo sanaremos".

Javier and Damián sharing a smile. Damián is dressed as Spider-Man

Pero incluso el mejor tratamiento médico del mundo significa poco sin atención continua y aliento en el hogar. Javier entendió que tendría que dar un paso al frente para ser el padre que su hijo necesitaba, y lo hizo de una manera estupenda.

"Su padre quitó todos esos prejuicios" que persisten sobre las personas con hendiduras y tomó "medidas para encargarse también de llevar al niño a las consultas, estar atentos en las terapias nos permitió tener una relación muy armoniosa con ellos".

Dr. Karina Cabal hugging Damián at Centro SUMA, where she is the CEO

Esas son las palabras de la Dra. Karina Cabal, quien sin duda lo sabría. El recién nacido Damián fue su primer paciente en SUMA, y desde entonces han crecido juntos allí. La Dra. Cabal es ahora CEO de Centro SUMA; y en cuanto a Damián…

Santino interviewing his little brother for their future YouTube show

Este niño que una vez estuvo en riesgo de no poder hablar con claridad ahora es un aspirante a YouTuber. Es natural frente la cámara y se roba cada escena en la que está, aunque también le encanta compartir el centro de atención con su familia en casa y su segunda familia, sus médicos y amigos con hendiduras en el Centro SUMA.

Damián getting a hug from one of his doctor friends at Centro SUMA

"Siempre le digo que es mi campana de Navidad porque está por todas partes, es súper brillante y no tiene miedo de interactuar con absolutamente todo el mundo", dijo el Dra. Cabal.

Damián bringing his microphone around Centro SUMA

Pero Damián no es el único de su familia que difunde concientización sobre las hendiduras. Javier se ha propuesto educar a otros padres de niños con hendiduras, especialmente a los papás.

Javier

Está profundamente involucrado con el comité de padres de SUMA, donde comparte sus experiencias para ayudar a otros que se sientan tan solos como él y Olivia se sintieron.

Damián interviewing Javier for the camera

“I’m very proud to be a dad,” Javier said. “I’m very grateful to my children, to my wife. It’s something I wouldn’t change and I’m enjoying it to the fullest. I am truly very, very grateful to life.”

Regale hoy a un padre el mejor regalo de todos: el cuidado que su hijo necesita para vivir y prosperar. Done ahora.

Reciba las actualizaciones de Smile Train

También le puede interesar…

Patient
Fidel vive en el campo de Panamá, a cuatro horas a pie de la ciudad más cercana.
Patient
Cuando Rosa estaba embarazada de su tercer bebé, supo desde el primer día que este sería...
Patient
Me llamo Juan. Soy de Isla de Maipo, Chile. Vivo con mi papá, mi mamá, mis perros y un...