Dos pandemias no pueden detener la sonrisa de Chiara

Smile Train

Edith ya había dado a luz a dos hijas, pero nada podía prepararla para Chiara. La recién nacida tenía un agujero en el paladar y una fisura en el labio. Cuando Edith trató de alimentarla, se atragantó con la leche y le salió por la nariz. Necesitaba atención médica antes de que fuera demasiado tarde.

Afortunadamente, los médicos llevaron a Chiara a la unidad de urgencias poco después de nacer para colocarle una sonda de alimentación.

Chiara before cleft surgery

Edith y Julio, su esposo, pasaron los primeros días de Chiara buscando desesperadamente el biberón especial que, según los médicos, necesitaba para comer, y un hospital que la operara para vivir. Tras muchos esfuerzos, consiguieron encontrar el biberón especial. Y aunque sus médicos les ayudaron a reservar a Chiara para la operación en un hospital local, la pandemia de gripe porcina llegó a Perú justo en ese momento y la fecha de la operación se retrasó tres meses.

"Fue demasiado tiempo de espera", dijo Edith.

Plegarias atendidas

Buscaron una alternativa y pronto encontraron a la Asociación Civil Misión Caritas Felices (MCF), que les prometió que Chiara recibiría la cirugía de hendidura y todos los demás cuidados que necesitara de forma gratuita gracias a su colaboración con Smile Train. Entonces programaron rápidamente la primera operación de Chiara para cuando cumpliera dos meses. Dos meses era mejor que tres, pero la idea de tener que mantener sana y bien alimentada a esta niña que apenas podía comer durante todo ese tiempo se cernía sobre Edith como los mismos Andes. Pero no había montaña que no escalara por su hija.

Más de 60 noches de insomnio después, Edith, Julio y Chiara fueron a MCF por primera vez, y Edith casi se desploma de asombro. La sala de espera estaba llena de bebés con hendiduras y sus padres, ¿cómo era posible que hubiera tantas otras familias como la suya? Y aunque temía que Chiara tuviera un peso demasiado bajo para ser operada, muchos de esos bebés parecían estar gravemente desnutridos.

"Recé por mi hija y por todos esos niños para que se operaran", recuerda Edith. Cuando llamaron el número de Chiara y los médicos la examinaron, Edith se sintió de repente más tranquila desde que vio por primera vez la hendidura de su hija.

Chiara after her second cleft surgery, at five years old

Chiara recibió el visto bueno para el tratamiento. Dos días después, recibió la cirugía que cambió su vida gracias a los donadores de Smile Train de todo el mundo. "Nunca lo olvidaré", dijo Edith. "Me emocioné mucho durante la operación; habíamos pasado por muchas cosas con mi hija, pero ahí estaba, sana".

Un modelo resiliente para una estudiante resiliente

La operación cicatrizó bien. Aunque Chiara ya no tenía problemas para comer, su hendidura seguía impidiéndole hablar y su equipo en MCF sabía que aún necesitaría varias cirugías más para sonreír de verdad. Esta es una ventaja de Smile Train. A diferencia de las organizaciones benéficas tradicionales basadas en los viajes de misión que solo ofrecen atención urgente para la hendidura a unos pocos afortunados cuando vuelan a una región, nuestro modelo de empoderamiento de los trabajadores de la salud locales significa que la ayuda está disponible para cada paciente en el momento exacto en que la necesita.

Edith, Julio, and Chiara today

Esto permitió que Chiara creciera feliz y sana y que sus padres tuvieran la seguridad de que nunca se perdería ni se retrasaría un tratamiento.

With cleft treatment, Chiara can focus more on schoolwork

Chiara se sometió a una segunda operación cuando cumplió cinco años, justo antes de empezar la escuela. La operación le ayudó mucho a aprender a sonreír con confianza, pero sus compañeros seguían acosándola a veces y a menudo le costaba hacerse entender porque su hendidura le impedía hablar.

Chiara tending her family's store

Una vez más, Smile Train estaba allí, con terapia de lenguaje especializada y gratuita en MCF. Chiara estaba emocionada por comenzar sus sesiones cuando, por segunda vez, una pandemia se interpuso entre ella y la atención que necesitaba. Esta vez, fue el COVID-19.

Chiara's smartphone has made it possible for her to receive the Smile Train-supported speech therapy she needs during the pandemic

Pero también aquí, el modelo de Smile Train marcó la diferencia. Dado que nuestros socios forman parte de las comunidades en las que trabajan, Smile Train pudo proporcionarles rápidamente las herramientas que necesitaban, como los EPI y las tecnologías de telesalud, para proporcionar de forma segura los cuidados de hendidura que sus pacientes necesitaban desde los primeros días de la pandemia hasta hoy. Para Chiara, esto significaba que podía recibir terapia de lenguaje en línea gracias a MCF. Después de más de un año de duro trabajo y práctica, ahora puede pronunciar fácilmente las "S" y las vocales y otros sonidos que antes le eran difíciles.

Seguir adelante

A Chiara aún le faltan unos meses para su tercera operación, pero no deja que eso la frene. Las sesiones de terapia de lenguaje la ayudaron a mejorar en la escuela, y ahora espera dedicar su vida a transmitir la bondad que ha recibido a algunos de los miembros más vulnerables de la sociedad.

Chiara and Sasha

"Cuando sea mayor, quiero ser veterinaria porque quiero rescatar a muchos animales, animales que están heridos, que tienen bebés que pueden sufrir", nos dijo Chiara. "Mi perra, Sasha, tiene 13 años y la mimo y cuido mucho porque quiero que viva mucho tiempo. La amo".

Edith, Chiara, Sasha, and Julio

"Creo que tiene los mejores objetivos para el futuro", dijo Julio. "Quiero agradecer a Smile Train y a MCF por traer felicidad a nosotros y a tantos padres aquí en Perú. Quiero agradecerles infinitamente, con todo mi corazón".

Ayúdenos a llevar la atención local de labio y paladar hendido que cambia la vida a todos los que la necesitan. Haz un donativo ahora..

Reciba las actualizaciones de Smile Train

También le puede interesar…

Patient
Javier Anzo puede parecer un hombre promedio. Vive en la Ciudad de México con su esposa,...
Patient
Fidel vive en el campo de Panamá, a cuatro horas a pie de la ciudad más cercana.
Patient
Cuando Rosa estaba embarazada de su tercer bebé, supo desde el primer día que este sería...