La Sonrisa Que Despertara Cien Más

Smile Train

Cuando Adahara nació con una hendidura en Chacaltianguis, México, nadie en el hospital sabía qué hacer, pero eso no les impidió intentarlo. Sin embargo, incluso en la confusión del momento, su madre, Dora Lina, supo que donde iba a ser tratada su hija no estaría en las mejores manos desde que escuchó los consejos que le habían dado y buscó atención e información sobre la condición de su nuevo bebé en otro lugar. Afortunadamente, la cuñada de Dora Lina sabía algo que el personal del hospital no sabía: la hendidura de Adahara podía tratarse ... a ocho horas de distancia, en la Ciudad de México.

Adahara before her cleft lip and cleft palate surgeries.

Su familia consideró la distancia como un obstáculo menor e hizo el viaje muchas veces durante los siguientes años para obtener cinco cirugías más tratamientos adicionales como terapia de lenguaje.

El acceso a los cuidados de calidad de la hendidura de Adahara, hizo posible una infancia como cualquier otra, llena de juegos, música, baile, amigos y diversión. Esto le dio la confianza para convertirse en una campeona de gimnasia y ser siempre la primera en levantar la mano en clase, sin importar lo que le pidiera la maestra.

Adahara now, being hugged by her parents.

“Mis maestros siempre le decían a mi mamá que yo era una niña que hablaba mucho en clase”, se ríe ella.

Aunque tenía muchos amigos, algunos niños todavía se burlaban de ella por la forma en que se veía y hablaba. También pasó mucho tiempo en el hospital, y no hay nada como estar en un hospital para hacerte apreciar lo afortunado que eres.

Adahara smiling today, after cleft lip and cleft palate surgery.

Si bien su familia pudo brindarle toda la atención que necesitaba, la sala de hendiduras siempre estaba llena de otros niños que sabía que nunca podrían hablar con tanta claridad o sonreír tan alegremente como ella, para quienes el acoso no es una algo que pasa desapercibido, y puede ser un tema dominante en sus vidas. Adahara anhelaba poder tenderles la mano para ayudarlos de cualquier forma que pudiera. Ese anhelo la llevó a querer ser médico, pero no cualquier médico, un médico que trabaje en Smile Train.

Adahara dressed in traditional Mexican garb and riding a horse after cleft lip and cleft palate surgery.

“Me inspira el modelo de Smile Train de empoderar a los profesionales de la salud locales para que brinden atención de alta calidad para la hendidura en sus propias comunidades”, dijo. “Cuando los especialistas locales atienden a los pacientes, reciben una mejor atención y seguimiento que la que pueden brindar las organizaciones con modelo de actuación con misiones. Algunos de esos médicos ni siquiera regresan, por lo que nunca sabrán qué les sucedió a sus pacientes, quienes, por supuesto, también se quedan con un tratamiento incompleto ".

Adahara dressed in traditional Mexican garb and smiling after cleft lip and cleft palate surgery.

Ella ya está en camino de lograr su objetivo, ya que actualmente está en la escuela de medicina completando una residencia en audiología para ayudar a los muchos niños que luchan con la audición debido a sus hendiduras.

Adahara dressed in traditional Mexican garb standing with her neighbors after cleft lip and cleft palate surgery.

““En México, todavía hay muchos casos de niños y adultos con hendiduras que no se han operado y no todos tienen los medios para tener un buen seguimiento del tratamiento que necesitan. Quiero convertirme en médica socia de Smile Train para poder ayudar a tantas personas como sea posible a recibir la misma atención que yo recibí para que ellos también puedan lograr sus sueños”.

Este Día Internacional de la Mujer, ayúdanos a desbloquear el potencial de más mujeres y niñas en todo el mundo. Dona ahora.

Reciba las actualizaciones de Smile Train

También le puede interesar…