Los juramentos de Eduardo

Smile Train

La madre de Eduardo sintió una sensación de pérdida cuando vio por primera vez su hendidura. Pero ella no lo amaba menos por eso, y mientras lo abrazaba y cuidaba, la conmoción se desvaneció, e hizo un juramento a ambos: "Este es mi hijo, y lo presumiré al mundo".

Pasó su infancia recorriendo la Ciudad de México en busca del mejor tratamiento posible para la hendidura que pudiera pagar. Después de mucho esfuerzo y sacrificio, reunió lo suficiente para pagar las cirugías que necesitaba.

A pesar de que creció siendo criticado por cómo se veía y hablaba, sus esfuerzos nunca se perdieron en él. En la preparatoria, Eduardo hizo un juramento propio: "Ya no iba a ser el tipo tímido que tenía miedo de hablar en público".

Inspirado por la tenacidad y el amor incondicional de su madre, se hizo cargo de su vida. Hoy en día, es licenciado en neurolingüística y brinda terapia del lenguaje a niños con hendiduras en el Centro SUMA, un Centro de Liderazgo de Hendiduras de Smile Train en su ciudad natal.

"Después de muchos años, una larga travesía y el apoyo de muchos profesionales médicos, pude encontrar mi propia voz. Ahora es mi turno de ayudar a otros niños en este proceso", reflexionó Eduardo.

Para él, esta es una tarea sagrada. Al ayudar a los niños a encontrar sus voces físicas, espera ayudarlos también a encontrar sus voces internas, liberándolos para que ejerzan sus derechos a la autoexpresión con confianza y dignidad.

Al igual que su madre le enseñó.

Ayude a Smile Train a dar vida, salud y voz a los niños necesitados. Done ahora.

Reciba las actualizaciones de Smile Train

También le puede interesar…

Newsroom
"Siendo la madre de un niño con fisura labio palatina, es muy importante para mí poder...
Patient
La ubicación lo es todo. Para muchos que viven en la Cordillera de los Andes, cuanto más...
Patient
Cuando Dani nació con Labio y Paladar Hendido, su familia sabía que le esperaba un camino...