Marco, el Milagroso

Smile Train

Ana, que ya era madre de dos preadolescentes, se sorprendió al saber que estaba embarazada de nuevo. Toda la familia lo estaba. Desde ese momento, supieron que este bebé sería su hijo milagroso.

El embarazo transcurrió como se esperaba, hasta que el médico detectó algo alarmante en la tercera ecografía: hidrocefalia, una enfermedad cerebral que provoca un rápido aumento del tamaño del cerebro. Ana fue trasladada de inmediato al hospital. Observando el monitor fetal mientras estaba en la camilla, Ana se dio cuenta de que había algo más inusual en la cabeza de su bebé.

"Doctor, hay un espacio en la boca del bebé. ¿Por qué?", preguntó. El médico dijo que era normal y continuó su examen. Ana no dijo nada más, pero intuyó que había algo que no le estaba diciendo.

Poco después, Marco nació en el ojo de una tormenta de médicos, enfermeras y aparatos que pitaban. Cuando, por fin, la enfermera entregó a Marco a sus padres, él les dio otro susto: el espacio que Ana había notado en su cara era real. Tenía un labio fisurado.

Esta vez, los médicos tenían una respuesta. Me dijeron: -“No te preocupes. Hay una solución para esto; puede operarse y estar sano como cualquier otro niño”. Pensé que si eso es lo que dicen los médicos, bueno, por algo me lo mandó Dios así... ¡así que lucharé por él hasta el final!". recuerda Ana.

Pero apenas pudo sostenerlo antes de que lo llevaran a la UCIN para tratar su hidrocefalia. Mientras pasaban las horas, y luego los días en la UCIN, Ana y su marido, Marco Antonio, vivían y morían a cada pequeño aliento de los frágiles pulmones de Marco. Entonces el personal del hospital les dio una dosis de esperanza.

Los bebés con fisura labio palatina suelen estar desnutridos y a veces hasta mueren porque no pueden tomar leche materna sin atragantarse. Por eso, los especialistas aprovecharon la ocasión para darle a Ana y a Marco Antonio un biberón especial y les enseñaron como usarlo, asegurándose de que Marco pudiera comer y ganar suficiente peso para estar sano y poder operarse lo antes posible.

Marco before surgery

Después de 12 días en la UCIN, la cabeza de Marco tenía un tamaño saludable y por fin pudo irse a casa. Muchos niños con fisura labio palatina no son expuestos por sus padres por el miedo a suscitar rumores y ser hostigados, pero cuando la familia de Marco presentó orgullosa su bebé milagroso a su pequeña y unida comunidad, los parientes y vecinos lo recibieron solo con alegría y ofreciéndose a ayudar en lo que pudieran.

Pocos meses después, todo el pueblo volvió a celebrar cuando Marco alcanzó un peso saludable para la cirugía y Ana y Marco Antonio habían podido ahorrar lo suficiente para pagarla. Cuando llegó el gran día, Marco se resfrió y el hospital cambió la fecha. Cuando llegó el siguiente gran día, volvió a resfriarse y el hospital canceló la operación, y no les devolvió el dinero.

Fue un golpe, pero sus padres siguieron creyendo en su milagro. Sus oraciones fueron respondidas inesperadamente varias semanas después, en una cita de rutina, cuando el dentista de Marco les preguntó por qué tenía 10 meses y aún no se había operado de su fisura de labio. Mientras Marco Antonio le contaba sobre su mala suerte, el dentista lo puso en contacto con el Dr. Carlos Alvarado y le explicó cómo, gracias a su colaboración con Smile Train, el Dr. Alvarado proporcionaría a Marco todos los cuidados que pudiera necesitar, de manera gratuita y en la cercana Clínica Hospital Jesús Nazareno.

"Aquel fue un día feliz", dijo Ana.

Marco with hands on face smiling

Esta vez, el hospital "nos trató como si fuéramos especiales desde el momento en que llegamos", dijo Marco Antonio, y unas horas después, Ana rompió en llanto al ver la nueva sonrisa de su hijo. "Me emocioné mucho al ver a mi bebé con un aspecto diferente", dijo. "Tenía un aspecto excelente; una cirugía muy bonita".

Marco with a toy shopping cart

De vuelta a casa, los vecinos estaban asombrados por la transformación de su bebé milagroso. Y esto es sólo el principio. Smile Train seguirá patrocinando tratamientos especializados de fisura labio palatina para Marco a medida que crezca, para asegurarse de que ningún efecto persistente de su fisura de labio le impida alcanzar su máximo potencial.

Marco with his family

"¡Muchas gracias a todos los que participan en Smile Train!" dijo Marco Antonio. "Que Dios los bendiga y les dé salud. Que sigan ayudando a todos los que puedan, porque es algo especial. Son como ángeles que Dios envía para ayudar a los que lo necesitan".

Marco waves to the camera

Tú puedes dar vida, salud y una segunda oportunidad de vivir a los bebés que lo necesitan en todo el mundo.Dona ahora.

Reciba las actualizaciones de Smile Train

También le puede interesar…

Patient
Javier Anzo puede parecer un hombre promedio. Vive en la Ciudad de México con su esposa,...
Patient
Fidel vive en el campo de Panamá, a cuatro horas a pie de la ciudad más cercana.
Patient
Cuando Rosa estaba embarazada de su tercer bebé, supo desde el primer día que este sería...