Ramsés: Cómo el instinto de una madre hizo posible lo imposible

Smile Train

Cuando Rosa estaba embarazada de su tercer bebé, supo desde el primer día que este sería su primer hijo. Si bien nadie le creyó a Rosa cuando dijo esto, su certeza creció junto con su barriga. Era su instinto maternal.

Rosa experimentó el típico malestar matutino y náuseas, pero este embarazo se sintió diferente a los dos primeros. Alrededor de los seis o siete meses, Rosa estaba inquieta por las sacudidas de su útero.

"Se sentía como un perro sacudiéndose el agua después de un baño. Podía sentir eso dentro de mí". Rosa entró en pánico, pero no quería que esta preocupación la abrumara. Después de todo, su familia estaba eufórica por conocer a su nuevo hijo, Ramsés.

Cuando finalmente llegó el día de conocer a Ramsés, necesitaba estar completamente anestesiada para un parto quirúrgico complicado, pero nadie le trajo a su bebé cuando se despertó.

Finalmente, el médico entró y reveló la noticia: su bebé tenía una hendidura, una diferencia de nacimiento relativamente común que no fue en absoluto su culpa. Estaba siendo atendido en la unidad de cuidados neonatales porque corría un grave riesgo de infección.

Durante horas después del nacimiento de Ramsés, Rosa y su esposo, Luis, no pudieron conocerlo ni abrazarlo. No sabían cómo se veía o sonaba su bebé. No pudieron presentarlo a su familia. Angustiados y perdidos, ahora sentían que el mundo de repente se había puesto patas arriba para ellos.

Mano sobre la boca

Sin embargo, una enfermera tuvo compasión de Rosa y le trajo a Ramsés.

Cuando vio a su hijo por primera vez, él se tapó la boca con la mano, como si ya estuviera muy consciente de su hendidura.

Acunando a su bebé, Rosa le susurró una y otra vez que lo amaba. No le importaba cómo había nacido. Que él era su hijo y eso era lo único que importaba.

Durante unos minutos, Ramsés y Rosa existieron en su propio mundo hermoso y dulce.

"Él se quitó la mano por su cuenta", dijo Rosa, y vio la sonrisa de su hijo por primera vez.

Su primer momento madre-hijo duró poco. Poco después, una enfermera se apresuró a llevar a Ramsés de regreso a la unidad de cuidados neonatales. Tendría que permanecer en el hospital más tiempo que Rosa para recibir más asistencia médica.

Muy a su pesar, Rosa y Luis se fueron a casa con las manos vacías mientras su bebé permanecía en el hospital. De regreso, Rosa solo podía pensar en el momento en que su hijo abrió los ojos y le sonrió.

No pudo contener las lágrimas. Si bien no sabía nada sobre las hendiduras, sabía en ese momento que haría todo lo posible para asegurarse de que Ramsés creciera sano. No dejaría que su hijo se perdiera de la vida.

Todo estaría bien para su familia, pensó. Habría muchos desafíos y obstáculos, pero persistirían.

Ramses eating

No fue fácil, pero no fue imposible.

Después de 15 días de cuidados intensivos, Ramsés finalmente regresó a casa con su familia.

Al principio, todo era difícil. Todo lo que Rosa creía saber con tanta confianza sobre la "maternidad" repentinamente fue arrojado por la ventana.

"No sabía lo que significaba para un niño pequeño tener una hendidura", se lamentó.

Rosa no sabía cómo amamantar a Ramsés, por lo que la enfermera del hospital tuvo que enseñarle cómo hacerlo. Había un cierto ángulo que tenía que perfeccionar para asegurarse de que la leche entrara en su estómago y no en su nariz o en sus pulmones. Era una tarea abrumadora, y ella vivía con el miedo constante de asfixiarlo.

Pero Rosa no dejó que esta dificultad destruyera su esperanza en el brillante futuro de su hijo. Comenzó a investigar sobre las hendiduras y, finalmente, encontró algunos folletos de Smile Train que decían que había cirugías gratuitas y seguras disponibles.

Rosa se puso en contacto rápidamente con una enfermera que trabajaba en Misión Caritas Felices (MCF), cerca de Lima. Una vez allí, programaron una cirugía para curar el labio hendido de Ramsés cuando cumpliera tres meses, la edad más temprana segura.

Al enterarse de que la hendidura de Ramsés podía tratarse, Rosa comenzó a sentir que sus esperanzas estaban justificadas. Empezó a sentirse mejor, incluso empoderada.

En las semanas previas a la cirugía, cada acción de Rosa se realizó con especial cuidado y atención para su hijo recién nacido. Ella sabía que si se enfermaba o si sus niveles de hemoglobina bajaban, es posible que no le realizaran la cirugía.

Cuando llegó el gran día, Rosa quería mantenerse segura y preparada para su familia y Ramsés, que lloraba porque no se le permitía comer nada durante horas antes de la cirugía, pero aún temblaba de miedo.

Tantos "qué pasaría si" llenaron su mente. ¿Qué pasaría si la cirugía no funciona? ¿Qué pasará a continuación? ¿Qué significa esto para ella como madre? ¿Qué pasará con Ramsés?

La enfermera se sentó a su lado afuera de la sala de operaciones y la tranquilizó.

"Todo estará bien".

Y lo estuvo. Cuando el doctor llevó a Ramsés a saludar a Rosa, casi no pudo reconocerlo.

"Estaba tan feliz, tan emocionada, tan encantada", exclamó Rosa.

Inmediatamente después de la cirugía, la enfermera le mostró cómo alimentarlo con una jeringa porque, aunque su labio estaba curado, su paladar hendido seguiría dificultando la alimentación hasta su próxima cirugía.

Cuando Rosa trajo a Ramsés a casa, se aseguró de desinfectar todo. Cualquier infección de la incisión le impediría curarse adecuadamente. También necesitaba asegurarse de que no se metiera nada en la boca accidentalmente.

Rosa cuidaba a Ramsés a cada segundo, temerosa de perderlo de vista.

Rosa vivió esto como otro momento de gran dificultad. A veces se sentía abrumada con todo lo que tenía que hacer. Pero también recibió mucha orientación, aliento y apoyo de Smile Train.

"Fueron muy cordiales. Nos sentimos como en casa y realmente nos cuidaron", dijo Rosa.

Finalmente, justo después de que Ramsés cumplió dos años, el equipo de MCF determinó que estaba lo suficientemente sano como para la cirugía gratuita que necesitaba para curar su paladar hendido.

De repente, una nueva vida se desplegaba ante sus ojos.

Ramses holding a picture of himself before cleft surgery

Para continuar, para avanzar.

Sin embargo, esta cirugía no pudo ser el final de la travesía de hendidura de Ramsés. Todavía tenía dificultades para hablar, y una vez más, Smile Train estaba allí. Cuando tenía seis años, comenzaron a patrocinar la terapia de lenguaje gratuita para él en MCF.

Eso fue a principios de 2020. Cuando la pandemia llegó a Perú y todo se detuvo. A Rosa le preocupaba que, como ya no era posible viajar, Ramsés tuviera que abandonar la terapia de lenguaje.

Afortunadamente, MCF le hizo saber a Rosa que Smile Train los estaba ayudando para que la terapia de lenguaje de Ramsés pasara a ser en línea y así no se quedara atrás mientras estaba en cuarentena. Más que agradecido por esta oportunidad, Ramsés estudió mucho en todas sus lecciones. Quería mejorar, quería triunfar, quería enorgullecer a su familia.

Ramses doing homework with Rosa behind him

Lo hizo. Rosa estaba nerviosa cuando Ramsés se inscribió en la escuela porque todavía necesitaba aprender a socializar y escuchar cómo habla la gente. Pero su ansiedad se desvaneció rápidamente.

Ramses with his family dog

En la escuela, Ramsés tenía confianza en sí mismo y entusiasmo. Nunca se avergonzó ni tuvo miedo de decirles a sus compañeros de clase y amigos que tenía una hendidura.

Ramsés, que ahora tiene siete años, es un soñador ambicioso. Quiere convertirse en astronauta para poder explorar el espacio exterior, libre, misterioso y emocionante.

Ramses helping Luis

"Ramsés es un guerrero que se esfuerza por lograrlo todos los días", dijo Rosa.

Ramses sitting on Rosa's lap

Reflexionando sobre la travesía de hendidura de su familia, Rosa se dio cuenta que la travesía de Ramsés en Smile Train también la ha empoderado.

Él era la radiante fuente de luz que la hacía creer en la posibilidad de la resiliencia, de seguir adelante, de avanzar.

Luis, Rosa, Ramses, and Rosa's two daughters

Que nada de lo que parece imposible lo es de verdad.

Puede hacer posible lo imposible llevando la experiencia de Rosa a más personas. Done ahora.

Reciba las actualizaciones de Smile Train

También le puede interesar…

Patient
Javier Anzo puede parecer un hombre promedio. Vive en la Ciudad de México con su esposa,...
Patient
Fidel vive en el campo de Panamá, a cuatro horas a pie de la ciudad más cercana.
Patient
Me llamo Juan. Soy de Isla de Maipo, Chile. Vivo con mi papá, mi mamá, mis perros y un...