Soledad escribe el libro de las sonrisas

Smile Train

En 2014, Soledad Gallardo de Santa Bárbara, Chile se sorprendió cuando su hija Matilda nació con labio y paladar hendido. Soledad era consciente que la cirugía para el labio y paladar hendido era posible porque ella fue docente de necesidades especiales y había tenido estudiantes nacidos con fisuras. Aún así, fue difícil para Soledad aceptar que Matilda tendría que sufrir una cirugía para su labio y paladar hendido. "Fue difícil aceptar el labio y paladar hendido de Matilda. Yo ayudo a niños con dificultades para vivir, esto le pasa a otras personas, no a mí", dijo Soledad.

Durante los primeros meses de Matilda, Soledad la cubría con una cobija cada vez que salían en público, ya que se había cansado de los extraños que se acercaban a ella para hacer preguntas irrespetuosas y "murmurar" sus teorías sobre lo que Soledad habría hecho mal para merecer a una niña con labio y paladar hendido. Lo más molesto fueron los miembros de la familia de Soledad que la culpaban por el labio y paladar hendido de Matilda. "Toda la negatividad me caló y empecé a creerles, si todos sentían que era mi culpa, tal vez tenían razón".

Las cosas cambiaron positivamente cuando Matilda tenía dos meses de edad y un amigo de la familia refirió a Soledad con el socio local de Smile Train, la Fundación Gantz en Santiago. Soledad recordó su primera visita para una consulta, "sentí como si estaba en un mundo completamente nuevo en la Fundación Gantz. En vez de mirarla fijamente o discriminarla, Matilda fue aceptada y apoyada. Los doctores nos dieron toda la información necesaria y dejaron perfectamente claro que la fisura de Matilda no era mi culpa".

Después de la visita de la familia a la Fundación Gantz, Soledad empezó a salir en caminatas con Matilda sin la cobija para cubrirla. "Matilda nos enseñó a lidiar con los curiosos: ella miraría fijamente a cualquiera que nos mirara, con sus grandes y hermosos ojos, y les sonreiría", dijo Soledad. Soledad también dejó de tener contacto con los miembros de su familia que la culpaban del labio y paladar hendido de Matilda. La negatividad, el resentimiento y el estrés que había estado sufriendo se desvanecieron.

Cuando Matilda tenía cuatro meses de edad, tuvo la cirugía de labio y paladar hendido patrocinada por Smile Train, y Soledad fue la primera persona en verla cuando se despertó. "Me sentí bendecida de haber sido elegida para ser la madre de Matilda; se veía fantástica y me enamoré de ella una y otra vez", recordó Soledad.

Después de la cirugía de labio y paladar hendido de Matilda, Soledad decidió escribir un libro sobre la experiencia única de ser madre de un niño nacido con labio y paladar hendido, algo que le hubiera gustado haber leído en sus primeros meses con Matilda. "Estaba orgullosa con mi historia y creí que podría ayudar a otras madres," dijo.

Cleft Mother writes book

Soledad no tenía ninguna experiencia previa en cuanto a escribir, así que pidió ayuda a unos amigos. Sorprendentemente, cuando se terminó el libro, el alcalde de Santa Bárbara se enteró del proyecto y conectó a Soledad con fondos privados, y ella pudo publicar su libro: Tu sonrisa ilumina el mundo: una rehabilitación para aprender a sonreír y ver con el corazón. Hoy el libro se vende en la tienda de regalos de la fundación Gantz y otras librerías en todo Chile.

Cleft Mother writes book

“Estoy tan agradecida a Smile Train y a la Fundación Gantz por todo su apoyo. Espero que mi libro envíe a más madres de bebés con labio y paladar hendido a su maravilloso programa en Chile, sé que cambió mi vida ", dice Soledad. Soledad informa que Matilda está muy bien, "Matilda es como un pequeño terremoto. Es muy activa y extrovertida, está siempre corriendo. Es lo que yo soñé: alegría y salud"

Reciba las actualizaciones de Smile Train

También le puede interesar…

Patient
Lourdes nació en Yaruquí, Ecuador con labio y paladar hendido y una rara afección en la...
Patient
En 2017, Estefani y Gabriel eran una joven pareja viviendo con la madre de Estefani, en...
Partner
Cuando llegó el momento de elegir una escuela de medicina, Andrea Astudillo de Cuenca,...