Somos Sonrisas en El Salvador

Smile Train

Héctor Rivas y su esposa Karen habían estuvieron rezando por un hijo durante mucho tiempo, por lo que se emocionaron en 2018, cuando finalmente confirmaron que iban a tener un bebé. El embarazo fue difícil y hubo muchas visitas de emergencia al hospital, pero Héctor Daniel nació ese diciembre. Para su sorpresa, su hijo nació con labio leporino y paladar hendido.

Cuando la familia se enteró de que Héctor Daniel necesitaba ayuda, todos tomaron medidas de inmediato. "Mi hermana y mi cuñado pidieron referencias quirúrgicas de nuestro ginecólogo. Luego, nuestro pediatra nos dijo que la mejor cirujana de toda la región era la Dra. Patricia de Calderón en el Hospital Bloom. Mi tía la encontró en línea; encontramos la ayuda que Héctor Daniel necesitaba en solo dos días", dijo Héctor Rivas.

Hector as an infant

La familia recibió atención en el Hospital Nacional de Niños Benjamín Bloom, el hospital infantil más grande de El Salvador. Para los primeros pasos del plan de tratamiento de Héctor Daniel, la Dra. Sofía Pérez comenzó la ortopedia prequirúrgica y Karen recibió asesoramiento en alimentación para que Héctor Daniel estuviera lo suficientemente sano para la cirugía.

Hector with bandage on lip

Unos meses más tarde, la Dra. Patricia de Calderón y su equipo realizaron la cirugía de labio leporino de Héctor Daniel. Karen y Héctor Rivas estaban tan aliviados, felices y motivados cuando la vida de su hijo cambió para siempre, pero se enteraron que otros en El Salvador no eran tan afortunados. "Después de la cirugía de Héctor Daniel, recuerdo haber conocido a una madre del Cantón El Faro que había viajado en autobús por más de ocho horas para tratar a su hijo. Sabíamos que podíamos ayudar", dijo Héctor Rivas.

Crearon una organización de apoyo para padres de niños con labio leporino y paladar hendido llamada Somos Sonrisas, para que los pacientes con labio leporino y paladar hendido y sus familias en todos los rincones de El Salvador pudieran recibir el mismo consejo médico sólido y la atención oportuna que su hijo recibió.

Hector with his dad today

Cuando Karen y Héctor Rivas encuentran a un nuevo niño con labio leporino y paladar hendido en las redes sociales, en su sitio web o en respuesta a folletos colocados en 262 municipios, hablan con los padres para averiguar qué necesita el paciente antes, durante o después de la cirugía. Esto puede incluir información, biberones especiales, fórmula, suministros de cuidado dental, transporte al Hospital Nacional de Niños Benjamin Bloom, alojamiento, ungüentos o requisitos especiales.

Si bien puede haber desinformación y algunos padres y pacientes inicialmente pueden sentir desconfianza, Karen y Héctor Rivas dicen que compartir su propia historia de éxito generalmente ayuda a las personas a abrazar la esperanza.

"Nos sentimos verdaderamente bendecidos. Es por eso que nos hemos comprometido a hacer todo lo que esté en nuestro poder para ayudar a todos los bebés nacidos con labio leporino y paladar hendido en este país a acceder al programa en el Hospital Benjamín Bloom. Cuando nació Héctor Daniel, estábamos llenos de dudas e incertidumbres, pero sentir que nos hemos convertido en un eslabón de una cadena de esperanza para muchos padres en El Salvador... ¡Eso es increíble! Es un honor para nosotros mantener la cadena en marcha compartiendo nuestras bendiciones, y estamos agradecidos por la oportunidad." — Héctor Rivas

Hector with his dad and mom

Héctor Daniel todavía está en su plan de tratamiento de labio leporino y paladar hendido, y recientemente se sometió a su cirugía de paladar hendido. El equipo del Hospital Bloom proporcionó a la familia un plan de nutrición postquirúrgico, y Héctor Rivas y Karen esperan publicar las recetas para ayudar a otros padres que enfrentan los mismos problemas.

"Smile Train cambia vidas. Esto no es solo ayuda para someterse a una cirugía, sino apoyo integral de por vida. Mi hijo solía sonreír solo con los ojos. Pudimos ver su sonrisa, aunque no existiera todavía, y ahora la sonrisa es real. Muchas gracias a quienes contribuyen a esta organización; su generosidad ayuda a familias como la nuestra a sonreír. Es importante que estas contribuciones sigan sucediendo, porque eso es lo que garantiza que tantas familias, con pocos o ningún recurso, puedan recibir la información adecuada, el tratamiento adecuado, con las personas adecuadas". — Héctor Rivas

Reciba las actualizaciones de Smile Train

También le puede interesar…

Patient
En el 2017, compartimos la historia de Auner, un bebé con labio leporino que fue traído a...
Patient
Esta historia contiene referencias a intentos de autolesión y puede no ser adecuada para...
Patient
Somos originarios de Guaranda, un pequeño pueblo a unas cinco horas de Quito. Es un lugar...